FANDOM


Trastorno de Déficit Atencional en la vida adulta:Editar

¿Cómo llega un paciente con TDA/H a la vida adulta?Editar

Si bien el inicio del trabajo enfocaba hacia el diagnóstico de esta patología en la vida adulta, fue necesario el aspecto de introducción a los diferentes momentos del mismo. Para poder realizar el diagnóstico de TDAH en un adulto es imprescindible, la presencia de los síntomas mencionados, antes de los 7 años de edad. El Déficit Atencional del Adulto es parte del cuadro evolutivo del Déficit Atencional en los niños. Como expresara en la introducción un 50 % de los niños con este trastorno mantienen los síntomas del mismo hasta su vida adulta. El adulto que consulta puede hacerlo desde diferentes situaciones problemáticas.

Si bien existen casos donde es un hallazgo diagnóstico, lo mas frecuente es que aparezca como motivo de consulta otro problema.

  • Un 50-70 % de los niños con TDAH, continúan en la vida adulta teniendo el trastorno.
  • Un 80 % de ellos presenta síntomas de tipo neurótico, (quejas somáticas, miedo, inseguridad, dificultades vinculares, problemas laborales, etc.)
  • Un 40 % tiene problemas en mantener su trabajo.
  • Un 75 % tiene problemas interpersonales.

¿Cómo reconocer cuando un adulto presenta un diagnóstico probable de Déficit de atención?

Consideraremos algunos ítems frecuentes dentro de cada uno de los ámbitos problemáticos. Desatención:Si bien no es el objetivo de este trabajo hablar de las disfunciones ejecutivas, hoy se considera a las mismas como el eje del impacto del trastorno de déficit de atención.


Cómo impacta en la vida del sujeto, la desatención, cuando es adulto?

Algunos de los siguientes pueden ser:

• Parecen no escuchar cuando se les habla • Desvían los ojos frecuentemente durante las conversaciones. • Reciben de sus pares frecuentes quejas por “no prestarles atención”. • Pierden objetos necesarios para su normal desempeño, ( llaves, documentos, planos, libros, apuntes, agendas, teléfonos celulares, ropa, carteras, etc,) • Comienzan una tarea, y rara vez la finalizan, sin que alguien les haga una observación, y si comienzan otra les cuesta guardar las cosas que utilizaron en la primera... • Tienen dificultades en organizar sus responsabilidades. • Sus “escritorios de trabajo” son un verdadero caos. • Les cuesta toda tarea que requiera atención sostenida. • Suelen verlo “perderse” en sus pensamientos, ensueños diurnos. • Suelen ser desorganizados en sus posesiones, (bolsillos llenos de papeles inútiles, carteras llenas de cosas sueltas, cosméticos desparramados, lapiceras sin tapa, llaves innecesarias, etc.) Esto es frecuente dado que se reconocen como olvidadizos, y se llenan de cosas “solo por si acaso..”. • Preguntan una vez que se le han dado las instrucciones a seguir, como si no hubiesen escuchado. Esto genera rechazo en los pares, que sienten esto como una manifestación de su desinterés. • No desarrollan objetivos independientemente. Trabaja mejor con un “otro” que funciona de “coach”. • Si piden instrucciones para llegar a algún lugar porque están perdidos, a la segunda referencia en la explicación, probablemente ya no puedan reproducirla. • Presentan dificultades para leer un libro, un párrafo completo, el diario, etc. Deben volver arriba varias veces en el transcurso de la lectura. Se pierden con facilidad. • Pierden el foco de lo que están haciendo frente a estímulos externos o internos que despiertan un mayor interés. • Les cuesta establecer prioridades en las actividades. • Se aburren con frecuencia lo que los lleva a cambiar de actividad, para aumentar el estímulo. • Por la desorganización en las tareas laborales, los cambian frecuentemente en el trabajo, o los dejan de promover. • Hablan dando muchos rodeos, les cuesta ir al punto, no suelen ser claros en su discurso. • Están como en “la luna”. • Mantienen una amplia imaginación, por lo que son grandes “creativos”. • Son considerados como “vagos”, muchas veces, por la frecuente postergación de tareas o su falta de iniciativa. • Por la dispersión importante cometen muchos errores. • Tienen dificultades en recordar fechas, nombres, situaciones, ( no, vos no me dijiste ...) • Si la actividad que eligen les “interesa”, pueden prestar atención, igualmente lo hacen en forma desorganizada. • Suelen invertir el orden de letras, suelen mezclar palabras, hacer mal cuentas, confundir signos, sumas sencillas, decimales, vueltos, etc.

El problema central de los pacientes con TDAH adultos no es tanto la falta de habilidad para organizar o prestar atención como la inhabilidad de activar, movilizar y sostener esas funciones cuando la tarea no los motiva. La afección implica ambos polos el receptor y el motor. La alteración de la METAREGULACIÓN o FUNCIONES EJECUTIVAS parece ser la disfunción central del TDAH


Hiperactividad/Impulsividad - Autocontrol-Irresponsabilidad


Pueden manifestar alguna de las siguientes conductas:

• Inician múltiples actividades, están casi siempre en movimiento. • Hablan excesivamente. • Manejan muy rápido. • No evalúan las consecuencias de sus actos. • Manejan inadecuadamente los gastos y el dinero. • Tienen baja tolerancia a la frustración, irritabilidad y cambio del humor. • No toleran las críticas. • Se rehúsan ha seguir las instrucciones que le dan, hace las cosas, “como le parece”. • Comienzan a realizar las tareas antes de recibir las directivas para ello. • Interrumpen a otros. • Tienen frecuentes “accidentes” como resultado de su comportamiento impulsivo. • No tomarán un “no” como respuesta. • Les cuesta esperar su turno. • Son sumamente impacientes, no pueden esperar. • Presentan “movimientos nerviosos” (golpean los dedos en la mesa, mueven excesivamente la pierna o los pies, muerden los lápices, se comen las uñas, etc.) • Les cuesta quedarse sentados en situaciones donde deben estarlo (no dejan de moverse en las reuniones, se levantan a buscar cosas, se mueven incesantemente en la silla, hacen ruidos, etc.) • Se sobreexcitan fácilmente. Su comportamiento es inadecuado. • Les cuesta “decir que no”. • Se involucran en actividades de riesgo. • Han empezado múltiples cosas, deportes, hobbies, pero tienen “restos” de ellos, por todas partes, recordándoles que “nada terminan” • Posponen hacer cosas, siempre hay algo mejor que las obligaciones. • Son muy impacientes y ansiosos. • Tienen poco registro de cansancio. • Suelen mudarse muchas veces de casa • Les cuesta o les es casi imposible, mantenerse en una actividad de “ocio”, no pueden estar quietos, relatan que los deprime la inmovilidad”. • Suelen tener problemas de sueño ( insomnio, o hipersomnia y letargo) • Pueden tener estallidos temperamentales. • Evitan los conflictos, por lo general. • Si bien son competitivos, por ser malos perdedores, evitan competir. • Les gusta hacer bromas a los demás pero no aceptan que se las hagan. • Hacen las cosas con descuido porque las hacen muy rápido. • Tienen muy mala caligrafía. • Son muy exigentes.



Entre otras características tienen problemas laborales:


Suelen estar en puestos por debajo de su capacidad intelectual, o si son adecuados a ésta, suelen cambiar de trabajos con mucha frecuencia, (se aburren, y se van). Por los problemas interpersonales suelen ser “rechazados” por sus pares. Cuando las características del individuo en cuestión no son problemáticas, su hiperactividad, los lleva a ser vistos por sus pares como “una amenazadora presión”. Es muy difícil seguirles el ritmo. Suelen ser muy críticos, y expresar muchas quejas, lo que llevan al resto de sus compañeros a apartarse. Hablan demás, y demasiado. Suelen decir lo inadecuado, en el momento inadecuado, y a la persona inadecuada. Sin embargo suelen ser muy sensibles a los problemas de los “otros”, lo que los lleva a una frecuente dificultad para decir que “no”. Los cambios de humor son difíciles de manejar por su entorno.


Suelen presentar Problemas conyugales y en su vida de relación:

Sus parejas, suelen no entender los cambios anímicos, les cuesta entender que en realidad se dispersan porque tienen un problema, y suelen reprocharles que no les interesa lo que les cuentan...( te lo dije, a vos no te importa lo que te digo...etc.) La impulsividad los lleva a gastos inadecuados, regalos, compras compulsivas, mal manejo de las cuentas... Si se suma el gran desorden en los papeles, suelen no tener las boletas para pagar cuentas, o pagarlas y perderlas... Es un reclamo también secundario a los problemas laborales el menor progreso económico cuando ocurre, teniendo en cuenta sus capacidades... Suelen estar bien solos, ya que les gusta hacer las cosas a su manera, y esto los lleva a otro reclamo más, de parte de la pareja. Como muchos sujetos son solamente hiperactivos, sin ser desatentos, suelen dedicarle muchas horas al trabajo, dedicarse a múltiples intereses personales, deportes, actividades sociales, sin reparar en el impacto que esto genera en la pareja y consecuentemente en la familia toda. Las personas con perfil hiperactivo, suelen tener múltiples ideas, ser generadores de negocios que los estimulan, y frecuentemente ser exitosos económicamente si el manejo del dinero no es un problema en ellos, pero nuevamente el disbalance entre los afectos y el interés laboral genera un reclamo de aquellos que lo acompañan. Puede la impulsividad, la falta de previsión de las consecuencias de su conducta, y el aburrimiento, llevarlos a la infidelidad, si es en el noviazgo hay múltiples rupturas, si es en el matrimonio, mas discusiones y divorcios. Suelen ser inconstantes en sus tareas de la casa, y en el control de los hijos. Como éste Trastorno tiene un componente hereditario, en una casa suele haber más de un miembro afectado, puede que esto eleve más aún la tensión y se sumen así las complicaciones. La infelicidad permanente de sentirse “estúpidos”, o inadecuados, la suma de fracasos académicos, interpersonales, laborales, los predispone a una muy baja autoestima, condicionante de la vivencia depresiva. El TDAH es un desafío diagnóstico que permitirá incluir el tratamiento de sujetos que llevan toda una vida arrastrando un problema, y que por lo general están convencidos que el problema son ellos.

Si logramos como objetivo incluir este diagnóstico como “posible” en la vida de un adulto, luego deberemos conseguir ver mas allá de los síntomas de Hiperactividad e Inatención, que en realidad son solo la punta del Iceberg.


Dra. Norma Cristina Echavarría Médica Psiquiatra


Artículo sacado de: http://www.tdah.org.ar/articulo-02.html