FANDOM


Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad en la Adolescencia.Editar

A. Remisión (30%)

B. No remisión: 1. Adaptabilidad funcional (70%) 2. Persistencia sintomática atenuada en diferentes áreas.

La gran heterogeneidad clínica de este problema, es responsable de la gran variabilidad en la presentación de los cuadros. Pero la más importante a destacar es que el adolescente con este trastorno es un adolescente de riesgo.

El 70-80 % de los niños con este diagnóstico continúan presentando criterio diagnóstico para TDAH en su adolescencia. Si bien la hiperactividad suele ceder, sumado a los “normales” altibajos de la adolescencia, este trastorno puede pasar “desapercibido” también aquí debido a que los síntomas sean solo de “Déficit de atención”.


Sufren en silencio y en el aislamiento. Los que mantienen un perfil de Impulsividad o hiperactividad, suelen tener problemas con las autoridades, por actitudes desafiantes y problemas de conducta que son muy frecuentes. Aproximadamente un 45 % presentan problemas de comportamiento, lo que lleva a muchos cambios de escuela.

  • Un 35% de ellos repitieron un año académico
  • Un 30 % no termina la escuela Secundaria.
  • Sólo un 5% termina estudios Universitarios.


Si bien la hiperactividad suele disminuir con el crecimiento puede ser canalizada de persistir, en diferentes actividades deportivas, pero les cuesta mantener la continuidad, rechazan los entrenamientos reglados, y desisten finalmente. Si conservan la impulsividad, frecuentemente manejan vehículos a alta velocidad, con un mayor riesgo de tener un accidente automovilístico. (tres veces mayor frecuencia que en población no TDAH) Tienen dificultad en sostener vínculos de pareja estables, el aburrimiento y la infidelidad son mas frecuentes, que en aquellos que no padecen este trastorno. Dependiendo del ámbito socio-económico al que pertenezcan, pueden estar en mayor o menor riesgo.


Entre los grandes riesgos están las adicciones a drogas y las conductas antisociales, los robos o las situaciones de violencia en las que se involucran. Si arriban “accidentalmente” a las drogas estimulantes, suelen continuar la adicción por sentirse “mas serenos” es una forma de automedicación). Tienen mayor consumo de alcohol y tabaco. Suelen empezar muchas actividades o estudios, y no terminarlos. Llevan a sus familias, que arrastran con ellos ya años de cansancio, a insistir en diferentes carreras, y así sumar por lo general “más fracasos a su lista”.


Su autoestima es cada vez más baja, y su aislamiento cada vez mas patológico. Ingresan en un estado de apatía, y letargo, con gran indiferencia hacia ninguna posibilidad de cambio. Sus habitaciones suelen ser centros de “caos”.si bien los adolescentes suelen dar poca importancia al orden, éstos chicos suelen tener una media entre los libros, los documentos importantes mezclados entre los compacts, los compacts sin cajas, la ropa sucia apilada y arrugada, que sin prejuicio alguno vuelven a ponerse para cualquier Les cuesta tirar cosas, guardan objetos inútiles, pensando que llegará el día en que lo van a necesitar. Cuando intentan ordenar, (porque si no, los echan literalmente de la casa), en realidad no ordenan, sin trasladan el desorden a un sitio no visible.


Suelen tener problemas en el manejo del tiempo, por su edad, los padres deciden que deberían poder manejarse solos, y por no poder en verdad hacerlo, llegan tarde sistemáticamente al colegio o al trabajo, con las consecuencias pertinentes. Suelen subestimar el tiempo en que les llevará hacer una tarea, lo que los lleva sistemáticamente a las corridas y la frustración de último momento, y a más peleas con sus padres o empleadores. Si tienen temperamentos explosivos, viven en estado de permanente irritabilidad, lo que lleva la convivencia con su familia a una permanente lucha en el estrés, estropeando las relaciones que inicia, con gran frecuencia. Éstos “ataques” suelen disminuir con el paso del tiempo, pero el daño en la familia persiste. Muchas veces al igual que en la infancia la irritabilidad es en realidad el único síntoma visible de un Trastorno del Ánimo. Tienen frecuentemente grandes baches de aburrimiento, por lo que recurren a actividades de “riesgo”, que los ayuda a combatirlo (cuando están con una carga de “adrenalina”, son menos propensos al aburrimiento, funcionan mejor. Suelen tener cambios de estado de ánimo frecuentes, varios en el día, a veces sin poder recordar lo que los motiva, y que generan el desconcierto en las familias y en amigos. Tienen dificultades en el auto-control, (comen demasiado, son malos perdedores, tienen modos inapropiados, son muy impacientes, no aceptan críticas, suelen tener insomnio preocupados por problemas personales o escolares, no pueden lidiar con bromas amistosas, etc.) Pueden ser irresponsables, (miran demasiada TV, son descuidados, no encuentran sus cosas, fingen estar enfermos, culpan a otras personas o cosas, tienen mal manejo de sus gastos, inventan excusas, etc.) A veces, discuten demasiado con sus padres. Tienen actitudes egoístas (no quieren comer con su familia, son muy celosos, les cuesta compartir con sus hermanos, son muy demandantes, etc.) No leen las instrucciones de aquellos objetos que adquieren. Por esto suele hacer un mal uso de artefactos eléctricos, equipos de audio, computadoras, etc.) Por lo expuesto y por la proximidad de la edad con la niñez, deberíamos pensar que éstos chicos son correctamente diagnosticados, pero suelen tener problemas durante mucho tiempo, sin llegar a ningún tratamiento, ni diagnóstico. Suelen ser diagnosticados, cuando consultan, sin tener en cuenta la historia previa, (desde los 7 años.), “de Trastorno Borderline de la Personalidad” o Trastornos Disóciales. Si tenemos en cuenta que es en la adolescencia donde se inicia la inserción en la sociedad, donde se consolida la seguridad en sí mismo, a partir de los logros personales, ya sean éstos en los deportes, en las amistades, en lo académico, o en cualquier otra área, es aquí donde se torna mucho más importante el diagnóstico. El adolescente que atraviesa todos estos problemas y no es diagnosticado como presentando un TDAH se va a transformar en un adulto con una gran probabilidad de fracasos, y menor rendimiento en general, esto es un adulto con mal pronóstico.




Información obtenida en: http://www.tdah.org.ar/articulo-02.html